+1 786 837 6338 / +34 910 817 089

Imagen destacada post

Estados Unidos: la cruzada por las libertades

En este post nos proponemos determinar los derroteros necesarios para la consecución de la libertad. Para ello realizamos un recorrido sobre esa noción y luego reflexionamos respecto a ella en relación con la situación actual de Estados Unidos y del mundo.

La concepción de la libertad

La concepción de la libertad ha sido fundamento para el pensamiento político-ético de la modernidad, es decir, se ha constituido enel principio fundamental para concebir al ser humano en tanto que individuo, miembro de la sociedad y ciudadano. Ha transcurrido una larga historia para llegar a esta concepción, que puede ser plasmada en cuatro hitos:

El primer hito expresa la convicción de Sócrates respecto al ejercicio constante del autogobierno (enkratia) como un asunto político-ético: un ser humano es esencialmente libre cuando reconoce y canaliza sobriamente sus apetitos, pasiones y emociones.Particularmente, esperamos de un gobernante su distinción en cuanto al ejercicio de la rectoría de sus actos.

Banner Post "Estados Unidos: la cruzada por las libertades" Polemos Politic

El segundo hito corresponde a la concepción del individuo moderno, entendido como un ser racional capaz de formular sus juicios morales, de manera autónoma, respetando los derechos de los demás. Según Kant, en tanto que ser natural, el hombre está sometido a las determinaciones de lo sensible, pero el dejarse llevar por este plano hace perder la autonomía de la voluntad, tornándose la razón en contingente. La razón autónoma actúa por voluntad necesaria, es decir, conforme al deber, que se expresa en la regla universal del Imperativo categórico: es imperativo porque la razón reconoce que los demás constituyen con nosotros el espacio social de la convivencia, es universal porque aplica a todas las personas y a todas las situaciones.

El tercer hito es plasmado por el liberalismo, movimiento que entronizó la noción de libertad como no interferencia de lo público, el Estado, en la esfera individual, lo que ha dado cabida a acoger la Doctrina de los Derechos Humanos de primera (individuales), segunda (sociales) y tercera generación (ecológicos). Esta doctrina está plasmada en las constituciones de las sociedades democráticas modernas, en las que queda claro que toda imposición connota autoritarismo y que toda regla que desde afuera determine la acción tiene carácter coactivo. Por ello, el problema estriba en cómo fundamentar las reglas político-éticas del marco regulador institucionalizado para la sociedad.

Amartya Sen, exponente del cuarto hito sobre la libertad, ha enfatizado que los acuerdos institucionales han de garantizar el ejercicio genuino de las libertades sustantivas de toda persona en una sociedad: cada cual debe ser capaz de llevar adelante su plan de vida, cualquiera sea el acuerdo institucional sociopolítico. En palabras de Ronald Dworkin, en su texto Los Derechos en serio, no se trata de los derechos instrumentales, sino de aquellos que desarrollan la naturaleza humana, i.e., los morales y espirituales, además de los genuinos sociales y políticos. 

Banner Seminario La investigación Analítica en el marketing político Polemos Politic

La problemática sociopolítica y la libertad en EE.UU.

En Teoría de la Justicia, John Rawls afirma que si un sistema constitucional es eficiente mas no justo, se constituye en una problemática sociopolítica. EE. UU, como país liberal, está fundamentado en el pragmatismo, una modalidad de utilitarismo fundamentado en el criterio de eficiencia: es práctico lo que es útil. Pero, ¿dónde queda la justicia?

Es justamente el debate sociopolítico contemporáneo aquel que gira alrededor de la pregunta: ¿cómo puede una sociedad, preservando los derechos de todas las personas, acordar reglas de convivencia que sean imparciales y equitativas? La respuesta a esta pregunta es la guía hacia el desarrollo de un marco institucional. Las instituciones no son los entes públicos, tampoco el ente denominado mercado, ni el ente denominado Estado. Son, en palabras de Douglas North, Premio Nobel de Economía 1993, las reglas formales e informales de una sociedad que dan contexto a todas las interacciones humanas (familiares, grupales, organizacionales, económicas, sociales, etc.). Se impone, tanto en EE. UU como en cada país bajo dilemas de convivencia, la crítica a sus instituciones.

¿Cómo puede una sociedad interrogar su arreglo institucional?Cuando es capaz de mirar reflexivamente sus supuestos, heredados de su historia, y los sesgos propios de la cultura pública de trasfondo para revelar las diversas injusticias,enquistadas en el tejido social, con el propósito de convivir de manera equitativa.

¿Qué es convivir equitativamente? Constituir el espacio público imparcialmente para favorecer el ejercicio de la libertad, considerando la situación presente, así como los mecanismos para mantener las condiciones de posibilidad de la libertad fortalecidas hacia el futuro. Pareciera que hemos podido expresar, desde el ángulo de la sostenibilidad, en qué radica el fundamento esencial de la política.

Toda sociedad grande ha comenzado por una aspiración moral y abarcante. Esa fue en EE. UU la “Unión” sobre los supuestos de la libertad y la igualdad.El camino a futuro, para que el ejercicio de las libertades sustantivas sea tomado seriamente, requeriría constituir un marco institucional justo, es decir, equitativo e imparcial.

Por │ Julia Alcibiades

Leave a Reply