+1 786 837 6338 / +34 910 817 089

Imagen destacada post

¿ESTÁN PREPARADOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN ESPAÑA PARA 2022?

Si ya en noviembre de 2018, el Eurobarómetro comunicaba que el 88% de los españoles desconfiaba de los partidos políticos, el 79% del Congreso y el 76% del Gobierno, pues la pandemia no ha mejorado estas cifras y se han mantenido, debido a que en el último informe indica que el 90% desconfía de los partidos políticos , y el 75% % de los españoles duda del Gobierno y del Congreso.

Esto solo arraiga el pensamiento que el pueblo español no se siente representado por su dirigencia y que los partidos políticos, si quieren una mejor gobernabilidad y una gobernanza mucho más fortalecida, debe cambiar esta percepción de la población, para el fortalecimiento de su democracia y la fortaleza de los partidos políticos. Es transformarse, adaptarse a los cambios, pero es esencial que haya una comunicación más efectiva y transparentes con su electorado.

Una visión que acompaña al análisis de la crisis de representación la podemos ver con las inscripciones de partidos políticos en España , según el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior, que cada quien puede buscar en su página web, este es el número de inscripciones por año:

Banner Blog Polemos Politic¿ESTÁN PREPARADOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN ESPAÑA PARA 2022

En ella se puede ver que cada 4 años, debido a las elecciones generales, se evidencia un incremento de la ciudadanía buscando su propia voz, y nuevos intentos de conformaciones políticas para tener una oportunidad de visualizar necesidades no atendidas, muchas de ellas con propuestas localistas, porque los partidos generalistas no enfocan sus esfuerzos hacia lo particular.

Si bien hay que destacar que en muchos casos solo queda en una intención (no llega a formarse como tal), representan esa búsqueda de ilusiones de cambio por parte de la ciudadanía, pero que pocas veces sirven para mover el status quo establecido, los poderosos, los partidos tradicionales, no permiten que otros jueguen en el tablero político, pero de no tener cuidado, es mucho más fácil que un partido pequeño pueda desestabilizar al grande.

Los resultados de los comicios deciden también el reparto de subvenciones que reciben los partidos políticos, para seguir siendo grandes. Según Business Insider en el artículo de Adrián Francisco Varela “Este es el dineral que reciben los partidos políticos en forma de subvenciones del Estado,” con las elecciones de 2019 el PSOE mejoró 8,3 millones más lo que recauda de la administración pública, llegando a unos 39 millones de euros al año, mientras el PP perdió hasta 15 millones de euros y llega a 24,5 millones de euros al año. Montos nada despreciables para seguir fortaleciéndose, en detrimento de nuevos partidos que surjan.

Pero este dinero, con la crisis de representación que tienen los partidos, no se está utilizando correctamente para “leer” las necesidades de la población y se evidencia cada vez más, una ruptura entre lo que se quiere proyectar y lo que se percibe por par te de la población .

Falta altura y estrategia política. Discurso emparejado con acciones relevantes y coherentes. La legitimidad de desempeño está en crisis. Cuando la respuesta de la ciudadanía es votar “por el menos malo”, tienen que haber un cambio de rumbo.

Y aunque los políticos con cada vez más ahínco se esfuerzan en conectar con la población, sobre todo con los jóvenes, mediante las redes sociales y otros canales , todo queda en un discurso y en un postulado de intenciones, que poco se transforman en verdaderos actos coherentes a lo largo del tiempo. Buscan más impactar en un Prime Time con la intención de sacar a flote todo el carisma, y así seducir a un posible electorado de manera puntual .

Aun así, una estrategia digital, bien articulada, con suficiente tiempo y planificación, necesita un dinero y un personal que pocos partidos asumen, pero en líneas generales, los partidos deben destinar más dinero y crear contenido personalizado para cada tipo de ciudadano, segmentar bien y atacar a potenciales votantes, pero no solo durante la campaña, esto es un trabajo sostenido y que se debe planificar .

Banner La investigación Analítica en el marketing Político Post "¿HAY “ESPERANZAS” PARA ESPAÑA?" Polemos Politic

No es solo ocupar espacios por querer ser novedosos. Hay que tener una planificación correcta y medir bien los tiempos políticos, esos que necesitan mucha lucidez y un equipo robusto que consiga resultados.

La crisis económica, territorial y sociopolítica que está sufriendo y sufrirá España para este 2022 debe ser analizada en su justa medida. El bipartidismo todavía es decisivo, está en jaque, pero no muerto. Ahora los “extremos políticos”, como se ha querido referir a PODEMOS y a VOX también ejercen su propio peso dentro de la balanza, creando un multipartidismo polarizado. Aunque cabe destacar que el apoyo al estado de bienestar en España sigue siendo transversal al conjunto d e los partidos.

En España, además, la polarización ideológica ha aumentado sustancialmente durante los últimos veinte años, según Pablo Simón, en su libro “The Multiple Spanish Elections of April and May 2019: The Impact of Territorial and Left – right Polarisation”. Así, en una escala de 0 a 10, donde los números más altos representan una mayor polarización, España pasó de una puntuación de 3,75 en el año 2000 a 5,10 en el 2019. También ha ocurrido lo mismo con el posicionamiento de los partidos en la cuestión territorial, donde la polarización ha pasado de 3,75 en 2008 a 5,04 en 2016. Esta polarización territorial mide el grado de identificación con la comunidad autónoma o con España en su conjunto. Simón sostiene que “por tanto, los partidos políticos españoles, así como sus votantes, se han ido moviendo hacia los extremos en estas dos escalas ideológicas en las últimos dos décadas ”.

La polarización produce bloqueos institucionales, producto de solo defender un conjunto estrecho de postulados, que son innegociables por su contraparte. Esto imposibilita el consenso y hace que los movimientos políticos siempre vayan muy atrás de las demandas sociales. Una muestra de ello es como el PSOE y el PP se han encontrado como peones de batalla y llevados a una confrontación (que muchas veces no es ideológica) empujada por PODEMOS y VOX, quienes asumiendo su papel de “minoría decisiva”, aúpan la destrucción de la imagen de los dos partidos tradicionales, obviamente en busca de fortalecer su imagen a costa.

Como demostró el Eurobarómetro, se ha devaluado el prestigio de las instituciones y de los actores políticos, y cabe destacar que hay una nueva juventud que está tratando de definirse y el modelaje social, aquello que percibe de su dirigencia política, lo aparta de una buena cultura política. Escándalos de corrupción, financiación ilegal, descrédito social por negociaciones polémicas, es la visualización del día a día de una élite política que debe hacer un recambio de imagen.

Atrás han quedado las movilizaciones a gran escala, y ahora se presentan nuevas formaciones políticas, que quieren voz y participación en la toma de decisiones. Tanto de derechas, como de izquierdas y autodenominadas centro. PODEMOS, VOX y CIUDADANOS son muestras del rápido ascenso que se puede tener en la arena política, pero es que ahora, hay herramientas para ser más disruptivo y conectar con la ciudadanía, solo hace falta un móvil y saber cuáles canales y cuáles mensajes utilizar en un momento dado para mover la opinión pública .

El CIS en su Barómetro de Julio 2021, que pregunta por la simpatía política, “Ninguno” se lleva el 45,3%, mientras que “ No Sabe” o “No Contesta” un acumulado de 15.7%, que entre todo suma 61% . Una gran cantidad de votantes que no se decanta por algún partido en específico. Aquí no solo hay un reto de los partidos tradicionales para volver a reconectar, también para partidos emergentes de capitalizar votos y esperanzas insatisfechas.

Además, este país se define como de “centro” según la misma encuesta. Al ser preguntado por identificación en el espectro político, donde 1 significa ‘lo más a la izquierda’ y 10 ‘lo más a la derecha’ , la media de los encuestados 4.60. Planteando que el escenario actual del mundo, estableciendo lineamientos de “la ventana de Overton” está oscilando actualmente hacia la izquierda, hay que establecer bien lo que la gente define como izquierda para hacer una verdadera lectura del sentimiento de la población y así poder elaborar mensajes, descodificando la información, que debe elaborar cada partido y no solo guiarse por encuestas que salen a la palestra pública.

Y un dato revelador que muchos de los políticos no terminan de entender. Las personas encuestadas revelaron (un secreto a voces), que las personas se deciden mucho antes del inicio de la campaña por quien votar , estos representaron un 54,2%, es decir, lo importante es la visualización antes de la campaña (sin menospreciar el pulso final para los indecisos), pero se evidencia que todo el trabajo, si es bien planificado, sirve para ganar unas elecciones antes del inicio de la campaña.

Probablemente los partidos políticos no vayan a desaparecer a corto plazo ya que siguen contribuyendo a la resolución de numerosos problemas y son los intermediarios entre los ciudadanos y el gobierno. De no ser así, esa revolución del individuo, que busca su propio peso en las decisiones colectivas, acompañada de una revolución del internet y nuevas herramientas digitales, que ha permitido la visualización de problemas comunes, de rechazo y aceptación inmediata de la cosa pública y donde las fronteras entre el tiempo y el espacio se han roto y todo está al alcance de un clic, los ciudadanos encontrarán cada vez con mayor facilidad la manera de alzar su voz y claro, presionar al status quo.

No se puede decir, no obstante, que los partidos se queden inmóviles ante la pérdida de apoyo ciudadano, por el contrario, son organizaciones que “se adaptan y evolucionan” para sobrevivir, pero hasta ahora, parece que quedan rezagados y no se ajustan a los tiempos sociales. Hay que recalcar también que no toda adaptación y evolución termina siendo la “adecuada”.

Este artículo es un llamado a los partidos políticos, tradicionales y a los que quieren emerger en la arena de la disputa por el poder político. Estamos viviendo tiempos de cambio y hay que estar preparados para un cambio de época. La revolución del individuo ya está presente, y los partidos deben adaptarse a nuevas realidades de convivencia y participación, en aras de fortalecer la democracia e ir hacia un destino común.

Elaborado por | `Álvaro Farías Clavaud – Politólogo

Leave a Reply

Abrir chat